Hallan el cuerpo de una joven venezolana en una alcantarilla en Bogotá

x

Hallan el cuerpo de una joven venezolana de 21 años de edad en una alcantarilla de Bogotá, en Colombia, informaron las autoridades locales.

Foto: Cortesía

Rubén Darío Guzmán, reciclador de Engativá, confesó a la Policía de Colombia que asesinó y arrojó el cadáver de Lizbeth Araque Maldonado a una alcantarilla, ubicada en la carrera 104 con calle 65C del barrio Garcés Navas.

Según las investigaciones de las autoridades, en el momento del asesinato, la víctima estaba acompañada de su hija, una menor de un año de edad, a quien abandonó en el barrio La Toscana.

Entablaron una relación

Darío Guzmán contó a los uniformados que hace un año conoció a Lizbeth Araque, quien vendía café en barrios de esa localidad y tenía una hija de 1 año que siempre la acompañaba.

Luego, el hombre y la venezolana coincidieron en varios recorridos por las calles de esta zona y entablaron una amistad. Pero, después de un tiempo comenzaron una relación sentimental.

Relató que él contrató a la venezolana los lunes, martes y jueves para que lo ayudara a clasificar el material de reciclaje y le pagaba entre 30.000 y 40.000 pesos. También, en ocasiones, le permitía que se llevara algunas cosas que podría usar en su casa. No obstante, todo esto cambió el 18 de agosto; reseñó el diario El Tiempo.

Guzmán narró que había ido por primera vez a la casa de la venezolana, ubicada en Suba La Toscana, a llevarle un comedor que le iba a regalar. Al llegar, se percató que ella estaba casada y se fue del lugar sin decir nada.

Luego, el martes 18 de agosto, la mujer y su hija volvieron a donde Rubén. Al verla, el hombre le reclamó por qué no le había dicho nada de su esposo, y ella le respondió que si no le parecía, con gusto se iba.

El homicida reveló a las autoridades en audiencia ante un juez de control de garantías, y reconoció que tras la respuesta de la mujer su reacción fue dispararle con un arma de fuego. Y luego desapareció el cuerpo.

Foto: Cortesía

Familiares denunciaron la desaparición

La familia a los pocos días de no tener noticias sobre la chica ni la niña procedieron a colocar la denuncia de sus desapariciones. De inmediato, los investigadores de la Policía Metropolitana de Bogotá empezaron a indagar.

Por su parte, el esposo les describió a los detectives que ese día su pareja había ido hasta la residencia de Guzmán. Por lo tanto, lo primero que hicieron fue ir a buscarlo. Él les dijo que ella nunca había llegado, que no sabía nada de ella.

Uno de los investigadores de este caso narró que “Nos devolvemos a Suba, al último punto en que se vio y buscamos en cámaras de seguridad. Se identifica un taxi que tomó la víctima”.

El diario El Tiempo notificó que el taxista hizo el recorrido con los uniformados y llegó a la residencia de Guzmán. Allí lo increpó, le dijo que la había llevado a su casa y que él le había pagado la carrera con dos billetes de 5.000 pesos.

Ante esta acusación formal por parte del conductor, Guzmán no le quedó otra opción que confesar el asesinato de la joven venezolana. Pues, el hombre llevó su cuerpo al barrio Garcés Navas, media hora a pie de su vivienda. En ese punto decidió arrojar a la venezolana en una alcantarilla ubicada en la carrera 104 con calle 65C.

Posteriormente, dijo que la niña, la metió en un carro, se la llevó al barrio La Toscana y la abandonó cerca de la casa en la que días atrás había ido a llevar el comedor.

Los uniformados hicieron el seguimiento de cámaras de seguridad de La Toscana y lograron identificar al criminal llevando a la bebé cerca de su casa.

Puedes seguir leyendo: Crece tensión en Colombia tras asesinato de una transexual


“Si quieres visualizar esta y otras noticias desde tu celular, síguenos en TELEGRAM  y mantente siempre informado”