Los increíbles pandilleros rivales que duermen juntos sin tocarse un pelo

39
Increíbles pandilleros
Por primera vez increíbles pandilleros, enemigos jurados, duermen juntos sin violencia. Foto: Agencias
Compartir

Los peniteciaristas están asombrados al ver a increíbles pandilleros rivales, enemigos irreconciliables que duermen juntos en reducidas celdas sin tocarle un solo pelo.

Este insólito episodio se registra en las cárceles de El Saldavor. Nadie cree que las célebres bandas de la Mara Salvatrucha y 18-Sureños permanecen en los penales sin que se regsitren hechos de violencia.

Los expertos vaticinaban una carnicería después que el presidente Nayib Bukele se cansara. El mandatario de pronto  decidió poner fin a la política de segregación de pandillas por cárceles. O se matan o suscriben un armisticio, pensó.

Puedes leer: ¿Deseas fortalecer tu voluntad? Sigue estas estrategias psicológicas

Sin embargo, desde el 26 de abril ni la Dirección General del Sistema penitenciario ni los medios locales reportan motines ni revueltas. Nadie sabe qué sucedió, pues durante décadas ningún integrante de una banda se podía ver con otro de una pandilla rival.

Antes cada banda contaba con su propio penal. Sin embargo, en la actualidad las circunstancias obligan a estos increíbles pandilleros a compartir las celdas. Firmaron una tregua.

En presidente Bukele también dio la orden de usar la fuerza letal para contener a los delincuentes. Todo ello debido a que en abril hubo un notable alza de homicidios en El Salvador.

Increíbles pandilleros mezclados

Desde entonces a todos los antisociales los juntaron en seis cárceles diferentes. Aquellas imágenes recorrieron en mundo, pues se trataba de una medida arriesgada. Era como intentar mezclar gasolina con fuego. Los increíbles pandilleros estaban juntos por primera vez sin generar violencia.  Prefieren estar vivos que muertos.

Antes, la marcada rivalidad cada vez que se veían conducía a los pandilleros un río de sangre que dejaba saldos trágicos. En el penal de Ciudad Barrios construido para albergar a 1.000 presos conviven 3.600 peligrosos pandilleros. En medio del hacinamiento inhumano se toleran y se respetan.

La enemistad parece ahora una simple leyenda. Según periodistas salvadoreños, antes en cada cárcel había una especie de pran que controlaba todo, ahora hay dos.

Puedes leer: Florida: arrestados 17 hombres por distribución de pornografía infantil

Al parecer ambos se ponen de acuerdo para lidiar con esa histórica y visceral rivalidad. No obstante, las autoridades para evitar refriegas optaron por equilibrar la cantidad de reclusos por cada celda.

En un calabozo de 80 presos hay 40 de los Mara Salvatrucha y 40 de la pandilla de los 18-Sureños. Así las fuerzas están equilibradas. Antes cada organización delictiva disponía también de una prisión donde funcionaba su cuartel general. Todo eso se acabó.