Este es el milagro atribuido al Dr. José Gregorio Hernández

La recuperación de la niña Yaxury Solórzano Ortega, es el milagro atribuido al Doctor José Gregorio Hernández; para el proceso de beatificación por parte del Vaticano.

milagro José Gregorio Hernández - noticias ahora
Foto: Referencial

Las autoridades eclesiásticas estudiaron durante más de un año el milagro del Venerable.

A continuación la historia del milagro:

El día 10 de marzo del año 2017 la adolescente Yaxury, quien en ese entonces tenía 10 años; recibió un disparo de escopeta con múltiples perdigones detrás de la oreja (región occipital derecha); a manos de delincuentes que pretendían despojar de dinero al padre de la joven cerca de su residencia.

La adolescente cae al piso, la madre en la distancia escucha el disparo y corre hasta el lugar del hecho y consigue la lamentable escena. Pide a gritos a su otra hija ayuda para el traslado de la jovencita en una camioneta hasta la población de Guayabal, estado Guárico; y a su vez gestionaron una ambulancia para llevarla hasta el hospital de San Fernando en Apure.

Luego de un año, la mamá de la jovencita comentó al médico tratante, Alexander Krinitzky; que cuando operaron a Yaxury pidió a José Gregorio Hernández su intercesión ante Dios por la salud de su hija. Asegura haber sentido de manera inmediata la presencia del venerable. Cuenta igualmente que sintió una mano en el hombro y una voz que le decía: ¡Quédese tranquila, todo saldrá bien!

A pesar de las dificultades propias de la zona, familiares de la víctima lograron llevarla hasta la ciudad de San Fernando de Apure; donde fue atendida por médicos de la emergencia pediátrica y de la Unidad de Cuidados Intensivos del hospital Pablo Acosta Ortíz (Hpao). Luego fue trasladada hasta un centro de salud privado donde fue operada por Alexander Krinitzky y su equipo. Después la jovencita regresó a la Unidad de Cuidados Intensivos del Hpao para su completa recuperación.

El papá de la niña intentó huir girando la moto, pero los delincuentes dispararon y el impacto lo recibió ella en su totalidad. La operación se realizó un día después del incidente. La recibimos en quirófano estaba intubada y bajo sedación. Practicamos la cirugía de control de daños y retorno al Hpao. El milagro se comienza a evidenciar cuando a la semana tanto la mamá como la hija se presentan en mi consultorio. Yaxury caminaba sonriente, sin complicaciones”, relató Krinitzky.

Yaxury Solórzano Ortega fue sometida a una operación delicada en una clínica privada que, según expertos en el área médica; no le salvaría la vida pues la bala le hizo perder la masa encefálica y varios huesos. Familiares de la jovencita aseguran que la fe en el Dr. José Gregorio Hernández logró convertir una tragedia en un milagro.

El equipo médico que atendió el caso en San Fernando de Apure estuvo compuesto por Alexander Krinitzky Pabón, Bárbara Martínez Orozco y Rafael Utrera; asistido por la licenciada Idalid Morales Acosta y la pediatra Liliana Contreras.

A pesar que los médicos tratantes le dieron pocas probabilidades de vida; la recuperación de Yaxury fue exitosa y a los pocos días de la operación mejoró satisfactoriamente sin complicaciones médicas.

Solórzano Ortega actualmente estudia en el Colegio Casa Hogar San Fernando, en la capital apureña. Pese a que aún conserva guáimaros en su cuerpo, lleva una vida normal. No sufrió secuelas neurológicas, habla y se relaciona fluidamente. Por las difíciles condiciones educativas; esta adolescente no puede cursar estudios en su ciudad natal, sin embargo, se mantiene en Apure haciendo realidad sus sueños.

Krinitzky Pabón relata que recibió una llamada de un miembro del tribunal eclesiástico quien le solicitó la primera tomografía realizada a la niña antes de la cirugía y este le informó que dicho examen estaba extraviado. “La había buscado por todos lados, en la clínica, en el hospital, en el consultorio, en la casa, en el vehículo y ese CD no aparecía”, dijo.

Lo que si no perdió el doctor Krinitzky fue la esperanza de encontrar la placa de rayos X para cumplir con la solicitud eclesiástica. “Me dijo, palabras más palabras menos, que sin ese estudio no era probable que en caso avanzara. Le dije que retomaría la búsqueda. En paralelo, en ese momento mis hijos Dimitri e Irína, de tres y dos años respectivamente; jugaban en el piso superior de mi casa mientras atendida la visita de unos amigos”, explica.

El experto en el área médica cuenta que en esa época estaba remodelando su casa. Un día como cualquier, otro se mira en el espejo mientras se afeita y bromea: “José Gregorio mete tu mano por favor para que aparezca esa tomografía, mira que a ti te conviene». De inmediato, su esposa abrió la puerta del baño y con cara de asombro, pues sus hijos acababan de encontrar en una caja de los escombros la tomografía, luego de dos años desaparecida.

Puedes leer: Comisión del Vaticano aprobó milagro del Dr. José Gregorio Hernández


“Si quieres visualizar esta y otras noticias desde tu celular, síguenos en nuestra cuenta de TWITTER  y mantente siempre informado”