¿Por qué crecer con mascotas es beneficioso para los niños?

19
pasarela de pagos en linea

La compañía de un animal de por sí nos nutre, pero crecer con mascotas es aún más importante. En los niños las mascotas ayudan al desarrollo educativo y social. Los obliga a asumir responsabilidades y a aprender valores. Además, los animales desarrollan la capacidad en los niños de cuidar de alguien y fomentan el sentimiento de seguridad.

Muchas personas no ven bien que los pequeños puedan crecer con mascotas. Les parece un riesgoso, quizás por una proyección de sus propios miedos. Pero criar a un niño junto a una mascota lo hará crecer con más humildad, empatía y respeto.

Crecer con mascotas nutre

En primer lugar le hará contar con una estimulación continua diferente al del padre o la madre. Alguien que siempre se mueve a su alrededor, un amigo a quien acariciar o con quien jugar. Pequeñas criaturas que siempre les atienden.

Puedes leer: Investigan presunto delito ambiental cometido contra Samán de la Viña

Adicionalmente los animales son capaces de proteger hasta con sus vidas a los más pequeños. Para ellos se trata de un cachorro y por lo tanto merece mucha protección. Los animales saben que ese ser indefenso necesita ayuda, sabe que debe tratarlo de un modo diferente.

Aprender la responsabilidad

La responsabilidad es un valor que se aprende directamente al crecer con mascotas. Un estudio de la Fundación Affinity afirma que la mayoría de los niños relacionan sus mascotas con «cuidar», «alimentar» y «jugar». Estos son los valores de responsabilidad que los animales de compañía transmiten a los pequeños.

Las personas que durante su niñez han podido crecer con mascotas aprenden valores como la compasión y la empatía. Estos valores son fundamentales para mantener una relación interpersonal positiva con otras personas. La relación con los perros o los gatos opera como estabilizador de la conducta infantil. Así mismo contribuye a fomentar la alegría y a eliminar la tristeza mientras minimiza miedos típicos de la infancia.

Compañero de vida

Con respecto al ocio, el 50% asocian al perro o gato con su compañero de actividades y juegos. Ocho de cada diez niños de entre 9 y 12 años prefieren jugar con sus mascotas antes que con videojuegos. Hay que considerar, que el trato con un ser vivo, es una relación orgánica que se abre a una actitud abierta en el juego.

Puedes leer: Sancionarán al ciudadano que incumpla cuarentena radical en Valencia

Crecer con mascotas implica finalmente el desarrollo del sentimiento de interrelación con la vida. Después de todos, animales y humanos somos parte de la familia de las criaturas terrestres. Los lazos que nos hermanan son profundos y determinantes.