Tormenta Eta deja unos 100 muertos y decenas de desaparecidos en Guatemala

69
tormenta eta en guatemala - NA
Compartir

Las intensas lluvias producidas por la tormenta Eta dejaban a su paso unos 100 muertos y decenas de desaparecidos en Guatemala, después de que un alud enterrara en la víspera a la mitad de una aldea en la región central Alta Verapaz, informaron autoridades citando números preliminares.

En el caserío Quejá, las constantes lluvias ocasionaron un deslizamiento de lodo y piedras que soterró 150 hogares el pasado jueves.

“En este momento calculamos que, entre fallecidos y desaparecidos, las cifras no oficiales nos arrojan más o menos 150”, indicó el presidente del país, Alejandro Giammattei. “No los tenemos totalmente confirmados”.

Un poco más temprano, un vocero del Ejército de Guatemala había informado que al menos 100 personas habrían muerto a causa del deslave por la Tormenta Eta.

Socorristas y soldados estaban en Quejá haciendo las labores de rescate de los cuerpos y Giammattei manifestó sentirse muy preocupado por el estado de las otras aldeas a donde no han podido tener acceso por los efectos de la tormenta, que se sitúa en el mar Caribe, frente a las costas de Belice, e iba rumbo a Cuba.

“Tenemos muchísima gente atrapada a la que no hemos podido llegar. No hemos podido llegar por lancha porque las corrientes son muy fuertes; no logramos llegar por aire porque hasta el momento sólo tenemos un helicóptero para tratar de llegar a las personas que están en techos de las casas”, añadió Giammattei.

El presidente, un médico cirujano de 64 años, dijo que los embajadores de Estados Unidos y Taiwán en su país ofrecieron miles de dólares para víveres y pidió al Congreso que apruebe un pedido de “estado de calamidad” que será enviado más tarde.

Más de 75,000 guatemaltecos resultaron perjudicados directamente por las lluvias, precisó Giammattei; quien añadió que las cifras seguirían aumentando en las próximas horas. Al tiempo que, unos esperaban encima de los techos en sus casas. Otros, resignados, observaban como la fuerza del agua se llevaba todo a su paso.

Eta, que tocó tierra el martes en Nicaragua como un poderoso huracán de categoría 4; se encontraba al mediodía del viernes a 155 kilómetros al este-noreste de Ciudad de Belice; con vientos máximos sostenidos de 55 kilómetros por hora (km/h) y avanzaba hacia Cuba a una velocidad de 10 km/h, según datos del Centro Nacional de Huracanes de Estados Unidos.

A la espera de evacuaciones

En varios países de Centroamérica, miles de personas aguardaban el viernes con la esperanza de ser rescatadas por los cuerpos de salvamento; después de que la tormenta dejara a su paso inundaciones, deslaves y puentes y carreteras estropeados.

En Honduras, donde Eta descargó gran parte de su fuerza, se reportaban hasta el jueves ocho fallecidos; cientos de viviendas afectadas y poco más de 60 comunidades incomunicadas.

“Estamos hace dos días sin alimentos ni abrigo unas 300 personas en el techo (…) esperando que nos evacuen”; dijo a Reuters William Santos, residente del departamento Cortés; uno de los más afectados por Eta. “No podemos salir porque el agua que está alrededor tapa nuestros cuerpos”.

El ministro del Sistema Nacional de Gestión de Riesgo (Sinager), Max González; aseguró que hasta la noche del jueves habían rescatado a unas 4.000 personas y que las operaciones seguían hoy viernes 6-N.

La fuerza de Eta arribó a Panamá, donde distintos ríos desbordaron su cauce dejando tres menores de edad y dos adultos muertos; de acuerdo a datos aportados por protección civil. En Costa Rica, otras dos personas perdieron la vida tras un derrumbe encima de su casa.

Puedes seguir leyendo: Brote de gripe porcina en Canadá alerta a las autoridades sanitaria


“Si quieres visualizar esta y otras noticias desde tu celular, síguenos en TELEGRAM  y mantente siempre informado”